La semana pasada, junto con una coalición de nuestros socios, presentamos un escrito amicus en el caso Johnson v. Grants Pass. Este caso, desde aquí mismo en Oregón, será visto por la Corte Suprema de Estados Unidos el 22 de abril.

Johnson contra Grants Pass determinará si es un castigo cruel e inusual arrestar o multar a personas por dormir afuera cuando no tienen otro lugar seguro a donde ir. Este se considera el caso más importante sobre personas sin hogar en más de 40 años, ya que la Corte Suprema decidirá si las ciudades pueden castigar a las personas por intentar sobrevivir durmiendo al aire libre.

Las medidas punitivas que penalizan la mera condición de personas sin hogar no resuelven la crisis de las personas sin hogar. Lo empeoran. Al ser testigos diarios de la falta de vivienda, los amici abajo firmantes saben que ofrecer la atención y el apoyo, no la criminalización, es la forma de garantizar que estos miembros de nuestras comunidades tengan alojamiento, alimentación y salud.

Nuestro informe describe tres puntos principales: La falta de vivienda es una condición involuntaria. La criminalización de las personas sin hogar es un castigo excesivo, no una solución. Los gobiernos locales tienen herramientas a su disposición además de la criminalización.

Sabemos que las personas sin hogar enfrentan inmensas barreras para acceder a alimentos adecuados y experimentan tasas extremadamente altas de inseguridad alimentaria a largo plazo. El acceso a la vivienda es fundamental para un Oregón sin hambre.

Los estudios muestran que criminalizar a las personas sin hogar exacerba las causas subyacentes. Los gobiernos locales como la ciudad tienen a su disposición los medios para implementar o apoyar programas de vivienda y asistencia que ayuden a combatir la falta de vivienda desde su esencia.

Tómese un momento para leer el amicus curiaey dirígete a johnsonvgrantspass.com para más información sobre el caso.